4thzR5CqMaFA cCU!aQ7ZCq79

Hilo de Sueños (NO INTERPRETACIÓN)

ID: 13
Hi-z: 1040-98
topic: 000

[#1]
Caminando por algo semejante a ruinas, en medio de un mundo ruinoso, debía hacer mi vida normal, llegar a la pega, visitar amigos, comprar comida, etc.

Tenía que llegar a una reunión importante y antes de eso decido hacer el 2 para ir ligero. pero al tratar de irme, me era imposible porque por más que me limpiaba, el papel nunca salía limpio. Decido lavarme con agua para sacar todo, pero aún así salgo con un montón de mierda entre las uñas de aquella decisión. Estaba decidiendo si usar o no un pañal para salir a hacer mis cosas cuando desperté...

y no, no estaba cagado.
[#2]
Luego de 2 meses sin vernos, con mi novia estábamos algo desesperados por vernos. Como con la cuarentena y sus padres inmunodeprimidos cualquier intento de vernos revestía un gran riesgo mortal, no habíamos tenido ocasión de vernos ni interactuar en persona. No habíamos más que hablado y videollamado, pero ya luego de un tiempo, no era suficiente. Acordábamos entonces encontrarnos a medio camino entre nuestras casas (ya sea que esté trabajando o en cuarentena, nuestras casas quedan como a 100 km de distancia), en una localidad rural que me recordaba a chagres o hijuelas.

Como aún estabamos en cuarentena, nuestra idea era poder compartir más que un par de horas. Contabamos entonces con que los hostales que existían ahí nos pudieran recibir sin problemas. Cuando nos encontrábamos nos poníamos muy contentos. Yo llegaba de las 2 ruedas y ella en micro. Muy contentos estábamos, pero descubrimos que el hostal y sus competencias estaban cerrados por la pandemia.

de alguna forma que no recuerdo, ella se consigue una carpa desde el patio de uno de los hostales que invade sin más. entonces el plan B era poner la carpa en otro lado, a unos 20 metros de la orilla del camino rural, oculta por plantas y árboles. Pensaba yo entonces que no andabamos ni con comida, ni con guantes ni alcohol gel, ni jabón, ni agua para tomar ni confort para hacer nuestras necesidades en la naturaleza...

Ella se molestaba mucho conmigo porque a pesar de que logramos juntarnos y tener plan B, yo veía el vaso medio vacío en vez de mandarle pa delante no más a la aventura. Por alguna razón que no entiendo, una señora que vivía a unos cuantos metros e ahí y que criaba ovejas nos ofreció una habitación en el dormitorio común de los jornales. Por la pandemia, los jornales fueron desalojados a sus casas, y la pieza ya llevaba un mes sin uso, limpia. La señora ya había visto cómo a otras parejas que habian optado por nuestra alternativa en la pandemia fueron asaltadas y golpeadas, y era por ello que nos ofrecía alojamiento en aquel lugar, por módicas 5 lucas la noche. Para que sus patrones no se dieran cuenta de su negocio en tiempos de crisis, teniamos que mantener cierto silencio y despedirnos del agua caliente del baño, porque prender el calefon delataría nuestra presencia.

Muy contentos aceptamos la oferta de la señora. Nos acomodamos en una de las camas, nos fuimos a lavar la cara y los dientes luego de tomar once improvisada de tortilla de rescoldo y leche. Luego de eso, ella se puso muy juguetona y pícara, a lo que yo le seguí el juego muy contento. La verdad la extrañaba, pero no sólo de caliente. No podía evitar dejar de seguirle el juego para abrazarla o besarla y preguntarle cómo estaba en todo este tiempo (aunque ya habiamos hablado por video, pero para mí oirla hablar o leer es de sumo grato, adoro su voz). Muy amablemente ella me insistía en que mientras descanzaramos más rato podríamos hablar y mimarnos, pero que ahora había que aprovechar de hacer cosas deliciosas mientra aún quedaba luz de día y los patrones de la señora amable no llegaban.

Persuadido ya, me entregaba al juego mutuo que era preludio de las actividades rikolinas. Cuando ella notaba que mis genitales estaban perfectamente rebajados de vello, se le activa el charingan de la sabrosura y al poco rato me tiene en 4 patas siendo ordeñado mientras me lamía las orejas y me rascaba la espalda. Yo estaba muy feliz de que ella me siguiera encontrando atractivo a pesar del tiempo de encierro que hizo estragos en mi cuerpo. Y ella estaba tan guapa como la recordaba, e incluso un poco más guapa que eso, porque con el encierro le engordaron un poquito las pechugas.

Para aprovechar mi periodo refractario le propuse aprovechar de darle sexo oral, pero para mi sorpresa ella tomó otra iniciativa: se puso en cuatro patitas y se bajó el short sólo lo suficiente para que su potito quedara expuesto, movió su colita provocativamente. Eso eso despertó mi perversión y sin perder tiempo comenzaba a acariciar su ano con mi lengua mientras enterraba con desesperación mis garras en sus caderas, sus pantorrillas de fubolista y sus generoso muslos. ocasionalmente sin dejar de acariciar su ano con mi lengua con movimientos circulares y rectilíneos, sin ejercer presion en ello, recordando que no es tan grato cuando imprimen mucha presión en aquella caricia, aprovechaba de rascar suavemente sus pezones por sobre el peto de licra que convenientemente se colocó sin sujetador para la ocasión.

En un momento, cuando ella lucía tremendamente agradada, tomé la iniciativa de bajarle el short para descubrir que estaba tremeneda húmeda, goteando. aquel espectáculo no sólo me dejaba terrible caliente, sino que además me dejaba llenito el corazón porque yo le significaba un tremendo agrado a ella y no había mayor signo de ello que aquel delicioso goteo.

Mi mano pilla lentamente se cuela por su pancita para luego bajar a su vagina y masturbarla mientras le acariciaba el ano con mi lengua, pero aquello hace que ella de un salto de sorpresa y me pide que no haga eso, porque el cariño estaba rico y quería que siguiera con ello sin hacer otras cosas aún. Me asustaba un poco porque pensé que había hecho algo incorrecto en un momento en que ella estaba en su máxima vulnerabilidad. Lamentablemente su sobresalto pone en alerta a los patrones de la casa, por tanto nos vestimos flash y tenemos que arrancar rápidamente... Y a pesar de todo eso pusimos unas frazadas en la maleza y continuamos ahí lo que habíamos empezado antes.

Una vez descanzando post coito, nos abrazamos y conversamos de todo este tiempo. No alcanzamos a tener algo de tranquilidad cuando la noche empezó a caer con su frio vaho húmedo sobre nosotros, por lo cual procedimos a buscar una micro de regreso a su casa, usaríamos una carpa en su patio para no contagiar a sus papás y realizar ahí la cuarentena. Sin embargo, mientras empacábamos nuestras cosas, fuimos alcanzados por los patrones de la casa de jornales, quienes nos acusaban de haber sustraido especies del fundo... la vieja de mierda que nos habia ofrecido alojamiento nos usó como chivo expiatorio de sus propios robos. Y uno ahí en pelotas, oscuro, helado, y con una escopeta frente a uno...
[#3]
Debía improvisar una herramienta para reparar la bici de mi hermano, estábamos en un poblado desconocido, ubicado quizás en la precordillera de la cuarta región. Aunque tenia vagas nociones de haber visto el lugar antes... nadie me brindaba una ayuda. tenia que darme vuelta solito... se lo debía a él.

pero como no podia reparar sus frenos hidráulicos de esa forma, le saqué el polvo a unos vbrakes que tenia guardados, para mi fortuna su cuadro y horquilla tenian los ojetillos para los vbrakes. tambien tenia la maneta, sin embargo, las llantas no tenían pista de frenado para recibir el patín del freno, por lo que era cuestion de tiempo antes de que se terminara de gastar la pared de la llanta mientras ibamos en viaje.
[#4]
Soñé que un colectivo que llevaba colgando un trozo de hilo curado me hacía una serie de heridas en la cara, el abdomen, una mano, un brazo y una pierna. Yo iba caminando al terminal de buses para ir de mi zona de flote laboral a mi provincia favorita por las fiestas de navidad y año nuevo.



yo iba caminando tranquilamente hasta qe de pronte sentí una fuerza que me impidió moverme , en realidad era el hilo curado que no me dejaba avanzar. instintivamente no luché contra esa fuerza y eso ayudó a que los daños no fueran tan grandes. los daños era cercenamientos superficiales en mejilla y parpado, en el antebrazo y una mano, en el abdomen y en un muslo. sangraba profusamente sin embargo quería que alguien me cosiera rapido en lugar de que me hospitalizaran, solo para poder llegar a la provincia de destino y ahí proceder con el verdadero procedimiento. sin embargo, no lograba hallar siquiera un carnicero que se atreviera a suturar de forma provisoria y la ambulancia tampoco cooperaba en aparecer.

me aplico algunos bendajes compresivos en todo el cuerpo menos en la cara. solo de suerte el hilo curado no rebanó mi ojo, pero en algun momento me empezaba a sentir cansado por la perdida de sangre. al sacarme los lentes, noto que el hilo curado los habia cortado sin problemas... así que los guardo en un bolsillo, ya pensando sin claridad y me subo al bus de todas formas, todo ensangrentado, por ultimo así, alguien de la tripulación o pasajeros llamaría o podría suturarme provisoriamente. cuando me preguntaron qué me habia pasado... me costó tanto explicar que les dije que intentaron asaltarme y que todo salió mal, era más creible que la otra historia.

tenía mucho sueño y dormir era inevitable, aunque en mi interior sabía que era por la pérdida de sangre. luego me empezó a dar frio y me dio mucha rabio haber muerto por un motivo tan imbecil, por no haber podido conseguirme una ambulancia ni alguien que me pudiera contener las hemorragias.
[#5]
por algún motivo que desconozco, estaba en un santiago onírico, algo diferente a lo que es en realidad, pues era una gran conurbación de muchas ciudades dispuestas en una franja urbana de 7 km de ancho y unos 50 o 70 km de largo, dispuesta de noroeste a sureste, a lo largo de una costa.

por motivos desconocidos, llegaba a lo que sería puente alto, luego otros eventos relativos al fin de semana largo. era domingo y era algo tarde, así que me aprestaba para llegar a lo que sería ñuñoa a mi domicilio, así me duchaba, dejaba mis cosas e iba al terminal temprano para viajar a donde los viejos en lo que quedaba del fin de semana largo. sin embargo, el metro no llegaba a donde estaba en puente alto y no sabía qué micro tomar. en teoría, eran como 30 minutos en metro a nuñoa, luego era como 1hr entre ducharme y arreglar mis cosas, y 40 mins entre salir de la casa y llegar al bus, antes de que el terminal dejara de recibir pasajeros. todo debía salir sgún cronograma ordenadito.


pero como no sabía andar en micro, me equivoqué y terminé en pirque, ya rendido de poder visitar a mis viejos. este pirque se parecía al quinto sector de playa ancha, solo que plano. de todas formas, busqué la forma de llegar a nuñoa, por ultimo, al día siguiente viajaba por el dia nada más. en eso justo me encuentro con mi hermano, que estaba casualmente paseando en moto por stgo con su polola. sin embargo, la moto que usaba era la mía, que yo le presté en lugar de la de él. entonces JUSTO JUSTO se le pincha la rueda trasera. patea la perra un rato y luego despierto en la casa de mis papás.

le pregunté cómo habíamos llegado ahí, él me dice que paga un seguro que por 2 lucas adicionales al mes le dan un remolque gratuito al mes, así que llevaron la moto y a los 3 (él, su gf y yo) a la casa de los papás.

luego le pregunté qué día era y era la mañana del día lectivo siguiente al fin de semana largo. qué gran fiasco, ni recordaba haber compartido con mi familia como quería. me voy a hacer desayuno para irme lo más rapido posible al terminal para volver a santiago con mar y al ponerle cacao a la leche, me doy cuenta que no es cacao pero no hay tiempo para deshacerlo. cuando me tomo ese desayuno, me doy cuenta que ese cacao se hidrató y formó unas hojuelas parecidas a la madera, duras, con mal sabor, las fui escupiendo todas mientras me tragaba la leche a penas, y mi hermano me esperaba afuera de la casa para llevarme él en moto al terminal.
[#6]
tuve un "eco" de este sueño, pocos aspectos quedaron relativamente nitidos, como las hojuelas de madera y la leche ultra amarga, y la rueda pinchada, lo demás, quedó difuso.

esa leche estaba realmente muy amarga.
[#7]
una criatura negra, como una sombra, de brazos y manos largas, intenta sustraerme de la cama pero no puede si no me percato y asusto con ella. saco toda mi valentía para hacerme el gil. la criatura recurre a arañarme la espalda para hacerse notar pero el miedo no me invade. la criatura, molesta por el fracaso, comienza a arañarme la espalda con mucha violencia, lo cual se siente como si me estuviera dando la corriente en la espalda. y es un fuerte golpe eléctrico en la espalda la sensación que, como un empujón, me saca del sueño y me despierta.


--------------------------


mi hermano y mi vieja me ofrecían regalarme varias muñecas inflables, que mi viejo y algunos amigos les sacaban cualquier probecho, que se duchaban con las monas y cuantas mierdas más. todo porque le estaba arreglando un compu para reglao.
[#8]
E y yo nos encontrabamos en un museo, y al rato me di cuenta que andábamos juntos. Ella intentaba darme la mano y acercarse a mí, pero yo no quería porque no olvidaba como habíamos terminado y además yo ya.estaba con alguien. Se veía rica, pero a pesar de sus intentos, realmente no me entusiasmaba jugar de vuelta. Desperté con la grata sensación que se siente cuando uno evita haberse metido en un cacho.
[#9]
el rodoviario de valpo era en realidad una casa gigante. el edificio que da cobijo a las oficinas era una zona habitable única y enorme, separada por habitaciones. el primer piso de éstas era una especie de galpón, para poner herramientas, cajas de repuestos, uno que otro vehiculo protegido de los elementos, unas bicis colgadas.... la loza donde se movían los buses era un bosque frondoso de litres y boldos. las zona cercanas a la pared que delimitaba el terreno tenia matorrales como romerillos y azulillos, además de espinos y tunas. al interior del bosque existían algunas huellas sin plantas para poderse desplazar y regar una vez al mes, habian bancas y piletas llenas de bolitas de vidrio y agua, donde los insectos y los pájaros podían beber. en una zona habían hamacas para los calurosos días del verano.

el segundo piso del rodoviario era efectivamente habitaciones para vivir: dormitorios, cocina, baños, etc. era una antigua casona con todas las de la ley. los muros que delimitaban los limites de la propiedad por el lado del bosque estaban cubiertos de vidrio y alambres de púas. así mismo, el techo de la casa estaba fuertemente cubierto de alambres de puas y a a su vez los bordes llenos de vidrio. las ventanas estaban enrejadas, igual que las puertas. era una casona antigua sumergida en una realidad distópica.

y a pesar de todo esto, igual habia que colgar las bicis en sus ganchos con candado, porque igual se las trataban de pelar.
[#10]
Había reparado una bici para mi gfa. ibamos ella, yo y mi hermano con nuestro perro en la mochila pedaleando por una carretera, de noche. era verano, y la noche estaba tibia. sin embargo, al poco andar los pierdo, se me arrancan.

doy un giro equivocado y llego a una casona oscura y tétrica, deteriorada. en la entrada de la casona, con las luces de la bici, alcanzo a ver a una señora, como de 45 años, no se veía bien, estaba algo enferma, medio raquitica, pelo pajoso, desnuda. a su lado un cura de pie, de la orden de "los del camino".

la señora ni el cura notan mi presencia. ella se pone en cuclillas y caga un huevo, del cual sale una abominación, a medio camino entre hombre y pollo. la señora, adolorida y jadeando nota mi presencia luego de parir y esto invoca terror en mí, me devuelvo por donde vine rápidamente.
[#11]
no recuerdo bien, sólo recuerdo que desperté riendo muy fuerte, algo de una oficina, quizás un juego de palabras, me hizo una gracia tremenda.
[#12]
recuerdo que estaba en la oficina, y habia alguien que se ponia a leer una lista de palabras que me parecían sin gracia ni sentido, pero precisamente ese sinsentido era lo que me daba mucha mucha risa.
[#13]
soñé que me pesaba y nuevamente pesaba 80 kg
[#14]
-hacerle ass licking a mi polola en mitad del camino al toyo, en medio de pandemia militarizada

-reparar motocicletas usando sólo llaves hallen

-chatear por wasap con una ex mientras mi polola me esperaba en la habitación de al lado post coito, para que salieramos a comer algo a un restaurant mientras mi vieja me diagnosticaba una presunta ETS por teleconferencia

-escupir flemas negras en un dia de lluvia en medio de una ciudad

-darle mamadera a mi polola totalmente adulta vestida de liceana

los sueños raros...
[#15]
-ir a una playa
-baño publico en la playa
-saber que el baño es muy muy profundo
-ir preparado con respirador, ropa, martillo, clavos, hilo reflectante, mascara para filtra gases "full face", abrigo, algo de agua, 2 linternas y algunas pilas de repuesto
-entrar, sin saber a lo que voy
-en el 5º subterraneo ante la falta de luz decido empezar a tirar linea reflectante para poder devolverme luego incluso si me quedara poca pila, martillo y clave sujetan el hilo en paredes o pisos.
-aire enrarecido, activo tanque de aire y manguera
-voy descubriendo restos antropologicos antiguos y cada vez mas antiguos conforme voy bajando de nivel
-restos de vasijas, grafitis antiguos, armaduras, esqueletos con heridas de guerra
-me voy sumergiendo en los niveles, cada vez más oscuro, cada vez más mohoso el aire, cada vez más helado y más rancio el olor
-en el piso 30 se me licua el aire en el tanque, debido al frio, decido comenzar a utilizar la máscara full face y sus filtros + filtros de repuestos, así protejo mis ojos y mis pulmones del polvo en suspensión milenario
-mientras más se tapan los filtros más se empaña y escarcha por dentro la máscara, así que cada cierta cantidad de pisos explorados hay que cambiarlos
-en el mismo piso 30 se me acaba la guía reflectante y decido recortar trozos brillantes y reflectantes de mi propia ropa para irlos colocando como señales para la vuelta, pues habia invertido mucho tiempo y preparativos en llegar hasta ahí y quería llegar hasta el fondo, no tener que devolverme ahí
-cerca del subsuelo 48 los filtros empiezana escacear, y el frio era insoportable, pero sentía que el final estaba muy cerca. hace muchos pisos que no habian señales de actividad humana y lo que empezó como un baño público en una playa y luego fue catacumba, ahora son solo cavernas. tomé la decisión de seguir.
-en el piso 50 se le agotaron los filtros... pensé cómo chucha iba a volver, si el polvo en suspension se me juntaba en los lentes y con cuea podría respirar algo a través de algunos trapos mojados (y luego escarchados) para no aspirar tanto polvo y hongos en suspensión
-cuando retiré mi máscara asfixiante, noté que habia una pequeña corriente de aire fresco y la seguí contra mi instinto de supervivencia. tenia miedo pero hace muchos pisos que no pensaba racionalmente.
-el nivel -50 era el ultimo subterraneo, no habian mas escalas o bajadas, seguí el pasillo de donde venia el aire fresco
-al final, una puerta, con temor la abrí
-aparezco desde el interior de un ropero, hacia un ático en una casa. entraba luz desde afuera.
-bajo, estoy en el segundo piso de la casa de una tia, casa que está en la punta del cerro.
-la casa está en ruinas, por un temblor y no hay nadie.
-desde el final del pasillo del segundo piso de la casa puedo ver a lo lejos el mar, y con los binoculares puedo ver la mismísima playa en donde empecé mi aventura, desde la altura.
[#16]
Conocía a alguien que se iba a operar y me enteraba que se podía hacer 2x1, así que me contactaba con otra persona que también necesitaba operarse. Iba a su casa y le daba la información. De regreso a mi casa me perdía un poco, hasta que encontré un terminal de buses, que estaba vacío. Busqué si había algún letrero que dijera algo, si es que seguían llegando buses, para esperar. En la búsqueda de información, de una puerta salió un mendigo muy maloliente y desgreñado que me intentaba seguir, caminaba lento así que lo esquivaba con facilidad, pero si me quedaba quieto me alcanzaba y trataba de conversarme, era insoportable, estaba realmente sucio y hediondo. Caminé más lejos, dentro del mismo terminal y de pronto veo que hay un bus repleto de gente que acababa de subir. Era como.un bus oruga transantiago, tenía la puerta de al medio abierta y dentro la gente se movía mucho porque apenas cabía. El bus iba partiendo y, en un giro que hacía para salir, se cae una mujer por la puerta. Iba con un vestido negro con botones que, al caer al suelo se le abre. Queda tendida en el suelo, inerte, con los brazos abiertos. El bus se mueve y casi la aplasta... hasta que casi de inmediato, retrocede un poco y le aplasta un brazo con la rueda. Pero ella no reacciona, ni un poco. Alguien baja del bus y la recoge, yo miraba atento la escena sin alcanzar a hacer nada y con algo de desinterés, el mendigo balbuceante estaba a mi lado de nuevo. Suben a la mujer al bus y mientras finalmente se van, veo que ella empieza a tener convulsiones y la gente en el bus gritaba y reclamaba porque el bus había esperado, porque había una persona sin ropa y más encima ocupando mucho espacio, y teniendo espasmos. "Wns mala gente" pensé y me quedé esperando el próximo bus, caminando para mantener distancia con el hediondo que insistía en seguirme.
[#17]
soñé que vivía donde la gf, y todo era rancho, piso de tierra y muy pobre. era de noche, estaba muy oscuro y mi linterna era pequeña, el baño era un pozo negro que se rebalsaba cuando empezaba a llover, truenos y relámpagos se oían desde afuera mientras con pala levantamos monticulos para evitar que lo asqueroso entrara a las otras dependencias de la casa, y que la lluvia entrara al foso e hiciera que se rebalasara más. teniamos el barro hasta las canillas y trabajabamos con ahínco, pero sin caer en la desesperación. estaba cansado, me dolía la cabeza y quería dormir con muchas ganas, pero entendía que así no era posible.

mucha semejanza con otro sueño anteriormente experimentado, que se parecía mucho mucho, sólo que esta vez no alcanzaba a ver el final de la tormenta.
[#18]
acá tengo un monton de sueños haciendo cola:

Imagina que es jueves en la noche, para viernes. el viernes en la noche debo juntarme con la gf (la misma gf real, la misma del sueño anterior a éste). el nerviosismo de aquella junta me invade, pues luego le seguía un viaje importante que teníamos que hacer juntos. Ya eran las 4 de la mañana del viernes, como tenía sueño intranquilo, despierto, está oscuro, naturalmente, viento de lluvia, olor a humedad y a tierra mojada. Tomo mi auto y decido no dormir, sino irme de inmediato donde ella. Yo vivía en cierto valle, de bajísima densidad poblacional, ampliamente rural, con caminos asfaltados, pero bastante ajustados a las necesidades de la localía. Ella vivía en su propia casa, sin sus padres, en el valle vecino. Por tanto, para llegar a donde ella, debía atravesar una cuesta que coronaba un cordón de lomas bajas que eran parte de un alto cordón montañoso que separaba nuestros valles. Su casa y locación eran semejantes a la mía en infraestructura y densidad de población. Ambos teníamos nuestro propio rancho, y por razones laborales no estabamos juntos en ese momento.

Mientras más me acerco al destino, empieza a llover cada vez más fuerte, empiezan a aparecer derrumbes en el camino debido a la lluvia, aparece neblina, y al avanzar más empezaba a haber algo de barro en el camino, seguido de granizos tipo mentitas ambrosoli y aguanieve. Truenos y relámpagos anuncian mi llegada a la explanada inmensa y llena de algarrobos donde ella vivía con su cabaña y sus 3 perritos. Ella, que no esperaba mi llegada sino hasta dentro de 16 horas, había logrado colocar en la altura de un pequeño algarrobo la casa de sus perros para que estuvieran secos. El terreno de ella se había inundado con 20 cms de agua, no era mucho pero ya había entrado a la casa, inundándola. Ella al verme llegar no se alegra mucho, porque pensaba que sería un cacho para sus labores. Sin embargo, entre yo, ella y uno de sus perros llamado lenon, ideamos un plan para poner la casa de ella a resguardo. mientras el perro cababa agujeros en el barro, entre yo y ella poníamos unos pollos de cemento de 1 metro de altura. una vez que pusimos unos 8 o 9 pollos, de alguna forma que no comprendí, entre los 3, colocamos la casa sobre los pollos, la desaguamos un poco. nos fuimos a dormir aproximadamente a las 7 de la mañana.

decidimos emprender el viaje el sábado en el amanecer, para dejar que todo se secara bien, y pudieramos ordenar y limpiar.




El otro sueño es ella y yo aguardando turno en una cola, para ocupar un baño unisex, en un gran edificio gris muy amplio y grande, ¿quizás una muni o teatro?


El otro sueño es nosotros dos en ese mismo edificio tratando de cazar a una sombra que se rie de nosotros y que se transforma en personas random. transformada, la sombra no se deja ver , y a simple vista no es posible establecer quien es sombra y quien no. La sombra no solo trata de sobrevivir, sino que además es muy feliz viéndonos pelear al decidir a quien había que pitiarse "por ser sombra" y a quien no. Nuestras peleas le causaban mucho regocijo a esa entidad.


En otro sueño, mi hermano era capaz de teletransportarse al hacer delivery. Yo temía por su integridad, por si se materializaba donde pasara alguien, como en el experimento manhantan, pero a él no le importaba. Era más canchero que la chucha con su traje de valentino rossi y casco.
[#19]
soñé que iba a una iglesia como invitado de un matrimonio amigo, algo semejante a la iglesia mormona. como vivía lejos iba en auto. pero en esa congregación tenía una regla: una vez al mes, al azar, un fiel entregaba su auto al horno del sacrificio, como ofrenda a dios. de esta forma se lograba que los fieles no tuvieran tanto apego a las cosas materiales y que se mantuvieran cautos con los gastos y no anduvieran despilfarrando en autos caros, al menos.

para mala cuea, el sorteado era yo, un invitado y como no estaba ni ahí con aquella práctica, entonces salía del culto religioso hacia la calle donde tenía el auto estacionado, que tampoco era tan cerca. entonces a mi siga, salía este matrimonio amigo, que con pesar trataban de llegar al auto antes que yo para requisármelo y meterlo al horno del sacrificio. entonces el sueño era una carrera por calles como alameda y pedromontt con las heras, atestadas de gente y cada quien buscando el auto.
[#20]
Soñé que iba viajando en bus y me daban ganas de cagar, así que iba al baño, pero en lugar de ir al baño del bus, bajaba una escalera que llevaba a un hospital, luego bajaba otra escalera que llevaba al piso del hospital y le preguntaba a un paramédico dónde estaba el baño. El paramédico me decía la dirección y la seguí. Cuando entré en el baño, vi que dentro había un estante como los que tienen las tiendas de juegos de mesa. Tomaba una de las carpetas con cartas que tenían ahí y entraba a un cubículo. Como no había nadie en el baño, pensé en que si me gustaban las cartas, tal vez, me las podía robar; aunque no llevaba nada en qué guardarlas, así que pensé en que si me gustaban algunas, podía sacarlas de la carpeta y echármelas al bolsillo).

Cuando iba a abrir la carpeta con cartas sonó el timbre y el baño ahora era el de un colegio; entonces comenzaron a entrar algunos pendejos y el baño ya no tenía puertas en los cubículos, sino cortinas. Un pendejo quería abrir la cortina y yo le decía que estaba ocupado, pero el pendejo culiao insistía. Así que, como ya no podía cagar porque estaba incómodo, me subí el pantalón, me lavé las manos, dejé la carpeta sobre el lavamanos (porque ya no había estante) y salí. Entonces, el pendejo culiao le hizo señas a un profesor diciéndole que yo estaba en el baño. El profesor, junto a otra profesora, me preguntaron que qué hacía ahí. Les dije que había bajado al piso inferior porque siempre íbamos al baño en este piso --mientras era horario de clases-- porque era el baño que estaba más desocupado. (En mi universidad, el subterráneo era el lugar donde la gente iba a cagar, porque era el baño menos concurrido y, dado el tiempo, ya toda la gente sabía que el último piso de abajo era el del baño para cagar; normas sociales convenidas). La profesora entendió, pero el profesor me dijo que lo acompañara a inspectoría (obviamente, no como alumno, sino para interrogarme porque soy un adulto).

La weá es que cuando me fijo en quién es, era un profesor que me tenía mala en la u. Me preguntaba cosas, sentado en una mesa, como queriendo sonsacar alguna frase que me hiciera quedar mal, como si de verdad hubiera bajado al baño con la intención de ver cabritos chicos o alguna weá así. Mientras tanto, la otra profesora ya estaba chata, porque era evidente que no era esa mi intención. Pasado un rato, sin poder encontrar nada que me hiciera quedar mal, el profesor me dijo que ya estaba listo, que podía irme; algo que encontré súper barsúo de parte de ese viejo culiao, ya que lo dijo como si me estuviera interrogando y fuera un paco o alguna weá así.

Cuando salí pensé, podría haberle dicho que quería grabar la conversación con mi teléfono, para que no hubieran malos entendidos (cuando vi que era él, ya sabía que querría cagarme de algún modo). Luego desperté.
[#21]
Este es de antes de ayer.

Soñé que andaba en el centro y estaba que me meaba, así que caminaba hasta el Mall más cercano y me metí al baño. Para variar, por el verano, el baño estaba repleto de turistas, cumas y ordinarios varios que salen a pasear con sus hijos al Mall. Encontré un cubículo vacío y entré; me sorprendió que era un cubículo grande, de esos para discapacitados, pero estaba en el centro de la hilera de cubículos, no a uno de los costados (donde los posicionan normalmente). Dentro del cubículo había un pendejo como de 12 años, medio asustado; y, cuando le iba a preguntar qué le pasaba, o si iba o ya había usado el baño, entró una mujer como de 30 años y me empujó al abrir la puerta del cubículo. No sé si me habrá visto o no, porque todo lo que siguió pasó muy rápido. Le bajó el pantalón al cabrito y comenzó a hacerle sexo oral, luego lo obligó a mantener relaciones sexuales con ella, y luego salieron y no los vi más.
Luego iba por el primer piso del Mall y pasé por uno de los lados con escaleras mecánicas. Habían algunas personas mirando como si sucediera algo, así que miré de reojo y me dí cuenta que era la misma mujer que había violado a ese niño en el baño, pero estaba muerta, o eso parecía; estaba tirada en el suelo, como si se hubiera caído o lanzado desde uno de los pisos superiores, tenía la cara y la boca llenas de semen y la ropa desordenada, con uno de los botones de traje abotonado en un agujero equivocado, como si se hubiera vestido apurada.
Cuando comencé a recordar lo del baño, salió un señor y todos se pararon. Estaban grabando una película, decían; entonces pasó ante mí toda la escena nuevamente. No había reparado que la mujer era la actriz Camila Lhorente, y se suponía que en la película era la hermana mayor del niño al que obligaba a tener relaciones sexuales con ella; luego, por alguna razón que desconozco –porque no se mostraba en la linealidad de la escena– se suicidaba en ese espacio público. El señor que estaba dirigiendo la película, o la escena, no sé, era José Soza.
[#22]
yo dormía una una sombra muy oscura, más oscura que la oscuridad de la noche, entraba por mi puerta. yo y ella dormíamos plácidamente y sólo yo despertaba ante la sombra. la sombra naturalmente hace que sienta una gravedad aumentada en mi cuerpo y por tanto no puedo moverme (nada de parálisis del sueño, porque esto fue onírico, no estaba despierto). la presencia de una sombra en un sueño en tu primera noche en un lugar nuevo es un mal augurio. de alguna forma la sombra emitía aire muy caliente, como una estufa, pero no emitía luz de ningun tipo. la presencia de la sombra me irritaba mucho porque entendía que era un mal presagio y lo que menos quería en ese momento de fragilidad en mi relación con ella era una mierda sobrenatural hinchando las pelotas. intenté taparla a ella para que el aire caliente no la quemara pero la sombra con su gravedad aumentada lo impedía. la gravedad aumentada es algo que ya he experimentado y de alguna u otra forma, sin perder la calma logro sobreponerme a su influjo, aun cuando necesito esfuerzo titánicos para ello.

ante este escenario, no me invadió el miedo sino la ira. esa ira me impulsó a tratar de levantarme y acercarme a la sombra, la cual se desplazaba muy muy lentamente hacia nosotros. ella aún dormía como si nada. en mi ira, logré acercar mis manos a su cuello con mucho esfuerzo y comencé a rodearselo para ahorcarla. al colocar mis manos sobre ella, se sentía como la superficie de una tetera caliente, y a pesar de eso hundí mis manos en la caliente carne de su cuello con todas mis fuerzas. eso asustó y sorprendió a la sombra, quien aparentemente no esperaba una respuesta así de mi parte. la sombra decide desmaterializarse y con ella también nos abandona el calor y a mí, la gravedad aumentada.

volví a acomodarme en la cama a seguir durmiendo.

al día siguiente le comenté esto a la suegra y ella me dijo que seguramente algo había ahí pero que mi inusual reacción lo alejó.

En la casa en la noche se oyen ruidos como crujidos y demases de forma regular, pues es una cada con piso de madera y pareada por 2 de sus cuatro paredes, y además hay gatos y otras mierdas que se suben al techo. me preocuparé sólo si se empiezan a perder cosas.


>>21
de cual fumaste, ta weno
Y LA SOMBRA DIJO "NADIE TE VA A CREER, AMIGAZO"?
[#23]
Soñé que era parte de un grupo de personas seleccionadas para probar nuevas tecnologías en los puentes de mi ciudad. Los puentes habían sido renovados y sobre ellos se había construido otra vía con unas cosas como los ascensores de Valparaíso, pero tecnologizados. La razón de esto es que en la ciudad se requería más vigilancia porque las oleadas masivas de inmigrantes --extranjeros y nacionales-- habían aumentado considerablemente la inseguridad de la ciudadanía, y se esperaba reducir eso poniendo cámaras y pantallas de vídeo a modo de espejo de multiperspectivas en varios lugares concurridos y antes expuestos al enriquecimiento cultural de nuestros amigos santiaguinos, colombianos, venezolanos y haitianos.

[#24]
Este es un sueño que, si está relacionado con otros que he tenido a lo largo de mi vida, daría respuestas a varias dudas que tenía de ellos.

No recuerdo bien como comienza, pero la primera imagen que recuerdo es caminar por un puerto que mira hacia el sur. Posterior a eso me encuentro en una aldea o asentamiento costero que también mira hacia el sur, pero no es el mismo en el que debo haberme embarcado al principio.

Camino junto a otra persona y pasamos frente a la cabaña de un señor que está viendo la pesca que acaba de traer a su casa – junto a un compañero – y nos quedamos mirándolo con curiosidad. El señor – con su aire de persona popular pero no maleante – me pregunta si acaso sé cortar «este» pescado, a lo que me muestra una especie de lenguado casi circular, pero distinto, más bonito, de unos 25, 20 cms de diámetro. Le digo que no sé. Me pregunta si quiero aprender; le respondo que sí. Nos invita a pasar porque ellos estaban alegre de que habían encontrado unos cuanto y eran ricos.

Dentro, le hace un corte al pescado y me dice que debo quitarle la piel tirándosela. Lo hago y resulta pegajosa como el cuero de pollo. Cuando termino, el señor me dice que este pescado se corta en diagonal; se acerca para pasarme el cuchillo, pero se da cuenta de que no había terminado, y me dice «mira esa cosa amarilla que está en el pecho, toma el cuchillo y quítasela». Hago lo que me dice y noto que parecen ser interiores, pero llenos de huevos muy grandes para un pez – bolitas de 15 o 20 milímetros de diámetro – que aún se movían, a pesar de que el pez estaba muerto. Le pregunto que son, y el señor me quita la masa amarillenta y pegajosa de la mano y la corta con otro cuchillo y de ellas caen un poco de sangre, hilachas de algo y mierda de pez – interiores – dice – siguen moviéndose aunque el pez esté muerto – y él y su compañero se ríen de mi cara de desconcierto. Luego de eso, recuerdo cortar un poco el pescado, asumo debimos haber comido los cuatro, pero las imágenes son oscuras, borrosas.

Seguimos en la aldea. No sé si es una isla o parte continental de algo; o más bien, si lo sabía en el sueño, no lo recuerdo. Caminamos por la parte alta de la costa, por “pampas verdes” – en verdad no hay contradicción, pero lo recalco, donde la gente asume que pampa es equivalente a la imagen de la “pampa austral” – mientras la persona que había viajado conmigo – una persona mayor que yo, alguien que podría ser mi padre o un poco mayor que eso, pero no tanto para ser mi abuelo. Pese a eso, alguien con más conocimiento del que yo tenía en ese momento – comienza a contarnos la historia de una propagación que tuvo lugar muchos años atrás – no más de mil, pero cientos – lo suficientemente atrás para que la mayoría de la población no fuera consciente de ello. No recuerdo de qué era específicamente la propagación de la que me hablaba, no recuerdo si era cultural o demográfica, o ambas, ni si esa era la razón del estado en el que estaba el mundo conocible en ese momento o si era algo posterior a ello, entre el comienzo y el momento en el que estábamos ahí. Lo que sí recuerdo es que en un mapa señalaba una gran explosión – no de bomba, sino de lo que se propagó desde allí – en la zona comprendida entre República Checa, Eslovaquia, Hungría, Austria y el sur de Alemania, que se ramificó hacia el norte, el este y el oeste, pero no hacia el sur, porque el vector de lo que sea que explotó venía desde Egipto y había subido por Grecia ramificándose débilmente hasta explotar en la zona antes señalada.

Los señores que nos habían convidado a comer pescado se sorprendieron, pero parecieron hacer buen sentido de lo que nos contaba mi acompañante. (Aunque, como va la historia, era yo su acompañante. Bueno, no importa, es mi sueño, yo lo protagonizo). El señor que me convido a comer y mi acompañante se sentaron en una banca en el alto por el que caminábamos y – junto al otro señor – comenzaron a hablar de la cultura del lugar en el que estabamos. Los escuchaba mientras miraba hacia abajo, al puerto y a las personas que transitaban y trabajaban allí, y también miraba a las personas que caminaban en la zona alta en la que estábamos nosotros.
Esta parte no hace mucho sentido para mí, no en su totalidad, porque hablan de orígenes que no tienen que ver con los orígenes que conozco en el mundo real. O sea, puedo ver ciertas líneas de conexión, pero como trata de cosas que sí tienen un antecedente en la realidad – a diferencia de la parte del pescado y el viaje – no sé hasta qué punto es mi mente haciendo collage de datos. Va así:

En la conversación decían que en esa zona Júpiter era un dios, el central, aunque eso no era causa de que la gente hablara de Júpiter como los cristianos hablan de Dios. Era como en la actualidad, en la que Dios es el dios central, pero sólo le interesa a la gente religiosa; las demás personas no se aprobleman, pero cumplen las obligaciones culturales (festividades, etc.). Mi acompañante asentía pero señalaba que había un error en ello, pues cuando creían venerar a Júpiter, en verdad estaban venerando a Saturno, y era el mismo error que cometían en el norte con Tyr. Yo asentía por dentro, porque entendía a qué se refería: Mi acompañante no les estaba diciendo que veneraban a un “satán” o ser negativo y contrario al dios que creían venerar, sino que quienes construyeron ese dios lo hicieron con fragmentos de conocimientos anteriores que enlazaron equivocadamente. Nosotros conocíamos la historia del dios, la real – o lo que, en contraste a la historia de esa zona considerábamos real –, pero no conocíamos al dios, ni a los otros dioses, y por lo que a nosotros respectaba, bien pudieron nunca haber existido. Nosotros no estábamos ahí para investigar la historia de ese dios o de los otros; la historia de los dioses era un accidente en lo que estábamos buscando, que, asumo o estoy casi seguro, era el origen de la explosión y la información del porqué, qué había, que se perdió y qué se produjo.

Mientras pensaba en cómo serían las líneas que pudieran unir a Tyr con Jupiter y Zeus y el problema con Saturno y Cronos, vi que en un hoyo de baja profundidad – del tipo de hoyos que la gente hace en los cerros de mediana altura para sentarse, comer o mirar el paisaje, había un caballo negro recostado. Estaba recostado de costado, no de panza, en diagonal, como acomodándose. La luz del verano satinaba el pelo en su costado. El caballo también estaba oyendo la conversación y cuando se dio cuenta de que lo estaba mirando, me dijo: “el perro me dio su lugar, por haberlo rescatado” y el perro estaba alegre al lado del caballo que se acomodaba en ese espacio para tomar sol y descansar. El perro era grande, gris de varias cenizas – blancas, grises, oscuras, negras – lanudas, pero no de raza, en sus cuatro patas llegaba hasta mi diafragma. Le acaricié uno de los costados al caballo.

Por las conversaciones, lo que sucede después, la geografía y las explicaciones sobre la propagación en el mapa, asumo que nos encontrábamos en la zona entre Italia y Eslovenia, entre Italia y Francia, o en alguna isla al sur de Italia y Francia. Lo que sucede después debe haber sido años posterior a esto, porque recuerdo la diferencia en mi cuerpo. En los eventos relatados al comienzo debo haber tenido cerca de 24-27 años, o algo así, porque mi cuerpo aún era elástico, a pesar de no ser tan firme como ahora. Y en los eventos siguientes, mi cuerpo ya no es elástico, es más pesado, pero no débil; asumo unos 29-32 años.

Caminaba junto a otros dos acompañantes por los alrededores de una aldea rodeada por un bosque no tan frondoso de árboles delgados. No habían árboles grandes ni gruesos, porque la aldea estaba construida al costado de un complejo de ruinas y los árboles no podían crecer (de esto me di cuenta luego de ver las ruinas). Nos separábamos examinando la zona de la que piedra negra, o que se veía negra por el contraste de las hojas – era otoño, claramente, la imagen era puro otoño: troncos delgados pelados y aparentemente secos, oscuros, y hojas rojas, naranjas, amarillas cafés por todos lados – y caminando llegué a un lugar lleno de pilares oscuro y altos, y sabía lo que eran, pero en ningún lugar había encontrado ruinas tan claras, tan bien conservadas. (Habían antecedentes en la forma en la que la gente construía sus aldeas y sus casas, que eran avanzadas para el estado cultural en el que nos encontrábamos. Por ejemplo, los señores que nos convidaron pescado vivían en una casa austera, cuadrada, pero firme y resistente, sellada; teniendo en consideración que el estado era primitivo como el de la grecia preclásica que, aún teniendo una calidad de vida decente, no tenían ese grado de refinamiento al nivel de la población popular). En fin, reconocí las ruinas, era una catedral, o sea, no tenía forma de catedral porque eran puras vigas, pero reconocí dos arcos de catedral gótica y ya sabía dónde nos encontrábamos, así que podíamos volver con la información. No sé si teníamos algún presupuesto – yo de seguro tenía uno, un presupuesto informe y oscuro (difícil de ver/entender) incluso para mí mismo – pero esto sin duda iba a repercutir en sea lo que sea que haya sido el origen de estos “viajes”.

Algo que me llamaba la atención es que en esta zona sin mar, la gente era más fea y se notaba que también era más estúpida. Sólo había que mirarles la cara para ver que su vida sólo era consecuencia de una necesidad darwinista por sobrevivir, donde las malformaciones, el retraso o el vicio reproductivo estaban prescritos, dada las duras condiciones de vida en las que estas personas se encontraban. No todos eran así, obviamente, recuerdo haber visto a un par de señores mayores que se parecían a nosotros, aunque sucios. Algunos de los pobladores me recuerdan a las imágenes con las que se burlan de los rusos de la periferia, aunque estábamos en Europa, habíamos recorrido desde el sur de Francia hacia el norte (hasta sea donde haya sido el lugar en el que encontramos los arcos de las catedrales – dudo que hubiéramos salido de Francia, porque aún sabíamos que estábamos en coordenadas bajo Inglaterra y al oeste del límite este del mismo). Bueno, esta gente no era blanca como las imágenes de los rusos, era anaranjada, pero también puede ser la misma razón por la que toda la gente estaba sucia, aunque me inclino que tiene que ver con la forma en la que termina por estratificarse el mestizaje antes de los eventos que – aparentemente – estábamos investigando.
[#25]
>>24
Me faltó agregar que cuando discuten del error Júpiter-Saturno, mi acompañante hablaba de un error en la raíz «palai» o «palae» que había originado el error de confundir la imagen de Júpiter --la palabra-- con el contenido de Saturno. Asumo que debía tener que ver con el mito de Palas, un titan -- creo -- que nace de la sangre que cae cuando Cronos castra a Urano. Sobre lo de Tyr no tengo idea, tal vez haya sido una consecuencia accidental de la primera confusión de las imágenes derivadas de «dieus» con un contenido titánico, pues, hasta donde sé, Tyr también es una palabra posterior y derivada -- en algún momento -- de «dieus».

Esto, teniendo en cuenta que las deidades de las que se habla en el sueño son una reconstrucción hecha por alguien -- desconocido para mí -- en base a los restos de los datos que forman parte de nuestro mundo y nuestra historia, aparentemente en un futuro (aunque sigo sin estar seguro de ello).
[#26]
–Un bar o local de comida.
4 personas, 2 chicas, 2 chicos; todos jóvenes, de cuarto medio.
–Vista desde afuera.
Llega otro chico de la misma edad con un regalo, se arrodilla y se lo da a una de las chicas.
–Se besaron accidentalmente anoche.
La chica era bella, pálida de ojos y pelo oscuro y boca pequeña, cara de tristeza adolescente y sincera; el tipo de persona que no tendría amores juveniles –no serios, al menos. Su nombre es A.
La chica acepta el regalo, aparentemente acepta el hecho de que, desde ese instante, están en una relación.
El chico frente a ella está triste, a él le gustaba. Su nombre es S. –A ella también le gusta(ba) él, pero nunca se dio la oportunidad de mostrarlo –para ninguno de los dos.
–Noche – diferencia temporal desconocida.
A baja hacia la costanera, triste, quiere llorar. Acaba de despedirse de S –ella dice que se va de la ciudad, porque S no puede quererla de la forma en que ella lo quiere a él y quisiera que la quisiese a ella (amar).
S la sigue y la abraza.

Vamos en auto J y yo. Ambos sabemos qué sucedió. Él maneja, yo voy en el asiento del copiloto.
¿Cuánto dura esto, 12, 20, 44? –Pregunto a J.
No sé –responde como si quisiera desentenderse de la situación. Algo evidente, considerando que ni si quiera se preocupó en preguntar a qué me refería con esos números (algo que por lo demás, tampoco sé; no sé si los dije en referencia al espiral de complicación en las cuestiones afectivas o a esa complicación específica –sólo salió de mi mente).
Debe haberse cringeado –digo para mi interior– nunca ha pasado por algo así, está con la misma persona desde hace casi 15 años.
Cuando eramos jóvenes todos veíamos estas situaciones –le dije– no recuerdo una persona que no sea capaz de recordar algo así. J siguió manejando en silencio.
Prendí un cigarro y fumaba cuando pasamos frente a esos jóvenes –aparentemente, ya no tan jóvenes como antes– abrazados y llorando con esa mezcla de pena y amor.



[#27]
Parte 1

Estoy de visita donde mi hermana y su marido, ellos viven en el sur, en una isla. Ellos tienen un hijo, mi sobrino al que he visto sólo 1 vez. Le vamos a llamar jaime. él tiene una amiguita, llamada valentina. de su misma edad.

tanto mi hermana como su marido son muy confiados en que en la isla hay puros conocidos y que son todos buena gente. entonces no tienen temores de nada y van por la vida muy tranquilos. Su hijo se va al colegio caminando solo, igual su amiguita y todos ahí en la isla. Sin embargo, noto un poco extraño al sobrino un día, y ese comportamiento extraño se sostiene en el tiempo de mi visita. Ese comportamiento consistía en que cierto giro del camino hacia o desde la escuela, le tomaba 10 minutos cuando ese trecho no superaba los 200 metros. indagando, descubrí que ahí aunque no había una casa, había un furgón.

Espiando, descubrí que ese furgón era de uno de los vecinos conocidos del sector. Sospeché que ese vecino traía algo entre manos, y se lo comenté a mi hermana, y ella estuvo de acuerdo en acompañarme a fisgonear. Dentro de mis indagatorias, descubrí que tanto jaime como valentina demoraban mucho en caminar ese sector, y por tanto, supuse que pasaban a otro lado en el intermedio. cuando ví que jaime y valentina estaban en la ecuación, pensé, algo aliviado, que quizás era sólo un romance infantil, nada de qué preocuparse. Pero lo que no tenia sentido ahí era el furgón. Así que esperé que se subieran ambos y procedí a abrir la puerta del furgón y lo que ahí vi fue terrible: el vecino, su esposa y ambos niños compartiendo cama en forma sexual. entonces corrí donde mi hermana a recuperar mi teléfono para tomarles una foto y a lo que volví ya estaban a medio vestir, y entre que desbloquié el patrón y tomé la foto la escena ya no lucía ilícita. el logotipo del auto era semejante a una silueta de mujer disparando un arco y una flecha.

mi hermana no daba crédito a mis palabras y dudó. yo estaba encolerizado, iracundo, como nunca. le dije al jaime "tú no entiendes aún lo que está pasando acá, jaime" y, aunque suene a chiste, de forma burlezca el vecino me miró, rio y dijo en voz baja "nadie te va a creer". Sin pensarlo, me abalancé sobre él y le acesté un puñetazo en la cara, y era la cara más dura del universo...

le dí un puñetazo a la pared y el dolor en la mano me despertó, pero no me sacó de mi fase de sueño.




Segunda parte:

Sin estar muy convencido de lo vivido aún, me ví a mi mismo en la oficina, trabajando, lo usual. Fue ahí cuando lo ví, el vecino del sueño era un compañero de trabajo de otra parte de la oficina a quien no habia visto. Sí, era él. El mismo vecino de donde mi hermana, era mi compañero de oficina. y Adivinen de donde eran sus padres, y a donde JUSTO JUSTO había ido a vacacionar... pues sí, a esa misma isla. El tipo era vecino desde siempre, tenía mi edad, y habia partido a la ciudad a trabajar, como yo, pero la isla era su hogar materno. Todo encajaba.

Me acerco y lo encaro, a viva voz, para que todos lo sepan. Eso hace que pierda su trabajo, pero yo también quedo de loco, por "funar sin evidencias".

Luego de unas semanas, ambos estamos sin trabajo, y nos vamos a juicio entre nosotros por injurias y calumnias. En la fase de prepración nos agarramos a combos, ambos, con mucho odio. y de pronto cuando nos separan, él se retira y trae un pedazo de papel con un dibujo: era el logotipo del auto. aquel detalle que a mí me pareció relevante, que no compartí con nadie, que ni a un dueño de auto parece importarle en un contexto así... él lo tomó y me lo restregó en la cara, como si supiera que para mí, por algún motivo era importante.

Esto me hizo dudar de que lo de la primera parte hubiese ocurrido realmente, o si fue solo una alucinación o un sueño. Comprendí que si no estaba realmente seguro, le habría cagado la vida a alguien y a mí mismo. Con ese simple gesto el malnacido hacía que yo dudara de lo que viví, de mi relato. y él lo sabía, ¿cómo se habría enterado de la forma de destruir la fe en mis sentidos?

Se alejó de mí, y más que burla o victoria en su rostro, había odio hacia mí. Las dudas que germinaron en mí disiparon la ira y dieron paso a la desesperanza.
[#28]
Soñé que debía hacer un viaje en bici por ciertos lados de la ciudad, como parte habitual de mi ida a clases en la universidad.

Parte de ese viaje implicaba nadar en un rio. el rio representaba un corte de camino en mi recorrido. entre el rio y la universidad el viaje se lograba a pie o en bicis de préstamo. al otro lado del rio había un restaurant con camarines, precisamente para los nadadores habituales, y yo era uno de ellos. en el sueño conversaba con un tipo muy experimentado en el rio, y me comentaba cuales eran las mejores horas para cruzarlo, porque aunque era un rio tranquilo y casi ya a la altura del delta, igual le afectaban las mareas, que hacían corriente o le variaban el nivel.

comía un plato de verduras cocidas con huevo y fideos mientras recuperaba fuerzas luego de una nadada agónica, para mi infortunio, justo a la hora de máxima corriente. aun así, exhausto en el agua pude percibir el peligro y compensar la corriente a pura fuerza, pero quedaba muy cansado. el otro loco estaba con gorrito y zunga. la mayoría cruzaba con mochilas impermeables donde tenian ropa de cambio para el otro lado. existía un puente pero estaba clausurado por los suicidios.
[#29]
Recibí un llamado de alguien del gobierno, me decía que había sido seleccionado para que me pusieran la vacuna para el covid. Les pregunto por que me tocaba si no soy adulto mayor ni trabajo en educación o salud, no tenía porque tocarme aun. No me responden y me dicen que al día siguiente sería la vacunación.

Por algún motivo que no sabía yo estaba alojando en una pieza pequeña en una casa que quedaba en un lugar pobre y feo. Estaba en una especie de mision, algo tenía que recibir o hacer en algún momento, pero por ahora solo tenía que esperar. En esa casa yo intentaba pasar lo más inadvertido posible, aunque los dueños sabían que estaba ahí. Uno de los problemas de la pieza es que no tenía baño.

Estoy sentado en una silla, rodeado de unas dos o tres personas. Me van a poner la vacuna que, distinto a lo que esperaba era una inyección en la cabeza. Todo me parecía muy sospechoso pero no tenía forma de escapar. Sentía una especie de casco lateral en que me acomodaban la cabeza, luego un zumbido y finalmente un pinchazo muy suave y nada doloroso... hasta que, una vez estando dentro, me empezó a doler un punto en la cabeza. Me quejé y una de las personas que estaban cerca dice que tengo un problema en el cerebro, que ya no sirvo.

De nuevo estoy en la pequeña pieza. Está obscuro y estoy tendido sobre la cama que me habilitaron para que me quedara esos días. Siento unas incontenibles ganas de cagar, pero como no había donde, tenía que ir a un inodoro que había junto a un poste de la luz en la calle. Mientras camino veo la calle sucia, llena de basura acumulada por años, maleza, pavimento quebrado y rollos de cables. Llego al inodoro y no hay nadie, bien por mi. Me siento y rendido a que no tendría privacidad empiezo a buscar algo en el suelo que me distraiga. En eso llega un viejo y hace un gesto para que me apure. Termino y por la costumbre tiro la cadena. Me sorprendo al ver que funciona, el viejo sigue ahí esperando que salga. Lo miro, miro a mi alrededor pienso "qué lugar tan horrible". Y despierto.
[#30]
Soñé que estaba en una casa a orillas del lago. Era un cumpleaños o una celebración de ese tipo. Me aburría y comenzaba a recorrer los pasillos que eran como un gran colegio abandonado.

Me encontraba con una chica que estaba vagando por los pasillos. Ella estaba en una sala vacía. Cuando miraba por la puerta, ella estaba sentada en el piso haciéndole cariño a una gata negra con líneas difuminadas naranjo claro. La gata estaba con dos gatitos nacidos hace poco. Los tomábamos y salíamos corriendo. Yo llevaba los dos gatitos, que eran más pequeños que la palma de mi mano. Cuando ibamos llegando al final del pasillo, terminaba en nada, estaba abierto. Saltabamos al agua los 5.

Luego volvía, ya era de noche. La gente me tenía mala sin ninguna razón coherente, asumían que el hecho de que hubiera preferido estar toda la tarde vagando por los pasillos era un insulto a la familia que llevaba la fiesta. Me molestaban, no como hacer bullying, sino que eran pesados conmigo y me echaban la pelá. Me encontraba con mi hermana y me daba cuenta de que habían sido igual con ella toda la tarde por el puro hecho de que "yo me había ido".

Era un montón de gente normal, todos adultos, pero infantiles, normies. No me hubiera costado nada pegarle un par de charchazos al hijo de los dueños de casa que, aparentemente, tenía la tarea de acosarme protegido por todos sus esbirros culiaos.

Miro a mi lado, y estaba Nick Land tomando algo de un vaso pequeño, sentado en un sillón. Me miraba con cara de entender, pero le daba risa, y a la vez con cara de "¿Qué quieres? Ambos sabemos cómo es esto; no pienso decir nada, con esta gente no se trata".

Le decía a mi hermana que me esperara fuera y me dedicaba a buscar su abrigo y su cartera, dentro de la casa, para que no tuviera que seguir tratando con estos subnormales.

[#31]
Estaba fuera de la iglesia, era el funeral de alguien de la familia (probablemente, de la familia de mi padre). Al lado de la iglesia, hay un parque pequeño que da a la casa parroquial. Luego de la misa, se supone, la familia debe conversar algo en la casa parroquial, así que todo está preparado para comer. (Algo extraño, que recién me doy cuenta, porque después de la misa hay que enterrar a la finada o al finado).

De la nada aparece corriendo una cabeza con los ojos grandes y desorbitados y el pelo y la barba de un castaño ceniciento (el color del lomo de los zorros culpeo es a lo que me refiero). Literal, una cabeza con pies –sin piernas, sólo pies; ni brazos ni manos: una cabeza con pies, como Kirby, pero cabeza humana y sin manos. Hacía un ruido mongólico y, en verdad, me resultaba repulsiva. Corría por todo el parque pero no podía intuir alguna muestra de razón u objetivo en su actuar, no sabía si corría buscando algo, si su histeria era pena, alegría, rabia, o incapacidad mental. Nunca he sido una persona que sienta empatía de cobijo –realmente soy empático, pero nunca he podido sentir empatía sin sentir, a la vez, asco; me da asco la gente, en general, incluso cuando no parece tener deficiencias mentales explicitas: esta cabeza idiota me daba ganas de vomitar, sentía la presión del asco en la nariz.

Aparece mi madre y me dice: “Es el papá de tu papá”. Y abro los ojos con expresión de “¿qué?” asombrado. Entonces mi madre comienza a contarme una historia que no recuerdo, pero sí recuerdo que, de una u otra manera, esta cabeza con pies había tenido voluntad y capacidad de comunicarse con las personas normales. Pregunto “¿cómo, si no tiene cómo reproducirse?” –esa entidad no parecía tener órganos reproductivos, a no ser que le creciera algo de algún lado; qué puto asco. Entonces mi vieja comienza a contarme que lo hicieron técnicamente, y que no lo hicieron “humanos”. El tema que surge inmediatamente es: “¿es humana esta cosa?¿si lo es, lo era originalmente o es algo creado específicamente reproducirse con humanos?¿si mostraba voluntad y capacidad de comunicación, era por eso humana?¿cuánto tiempo atrás se remontaba la voluntad que habitaba –o que era– esta aberración?”.

Con la cascada de preguntas aparece el recuerdo de que también conozco al padre biológico de mi padre –no a la cabeza asquerosa que pulula por los alrededores– y se produce un mise en abyme histórico –un descenso por la memoria genética. “Es el papá de tu papá” no significaba una reproducción sexual: significaba que a mi abuela le había sido inyectado material de esta entidad –podía ver a esta entidad dirigir a otras entidades distintas a ella (humanoides o androides) para que hicieran los procedimientos en un espacio frío y oscuro, de una sequedad vacía – presión. Un procedimiento que se remontaba tan atrás en el tiempo que en la cascada de la memoria genética no logré dar con el origen. Pero si logré dar con lo último –o menos pasado–, yo también había sido contaminado con ello – pero, a la vez, recuperé algo que no podía ser una memoria genética; si era algo, era una intuición genética; el hecho y la sensación, el rastro de un sentimiento, de que mi contaminación no era alienígena, de que mi cuerpo, en su origen genético, estaba hecho para que estas abducciones espaciales e inducciones genéticas fuesen llevadas a cabo.

Entender la naturaleza alienígena de la situación no paro mi asco, pero sí bajó un poco la ansiedad ante la existencia de tales abyecciones. Pero a la vez sentía la necesidad de alcanzar a esa criatura y terminarla de la existencia –fuera lo que eso significara, pues la sensación surgía desde fuera de mi mente racional, era un impulso. La violencia alienígena –y no me refiero a extraterrestre, sino ajena, otra, exterior– no debe ser aceptada. En el extremo de la sensación, las palabras de Wiener se repitieron en mi mente traduciendo el impulso a pensamientos racionales: “por ningún motivo se puede pensar al humano como si estuviera al mismo nivel que el animal o la máquina (o cualquier otro agente alienígena –agregué inmediatamente)”.

Recorrí el parque buscando a esa criatura, preguntándome si su estupidez aparente era fingida, si el traspaso de material había sido tanto que ahora esa era su condición real, o si sólo podía mostrar su inteligencia dadas ciertas condiciones en ese vacío opresivo, seco y frío, y otras cosas más que –por su velocidad de aparición– no logré capturar en pensamientos ni logro recordar en este momento.

No logré encontrarla antes de despertar.
[#32]
Soñé que le chupaba las tetas a una persona que me cae mal
[#33]
soñé que viajaba a costarica por no recuerdo que motivo.

mi primera parada era un banco, para cambiar plata y así poder gastar en lo necesario.
cuando llegaba al banco me percataba de que hice todo el viaje sin mascarilla ni alcohol gel. entiendo lo grave de eso, pero decido seguir dándole, entendiendo que el daño ya estaba hecho. no avisé a nadie que iba, así que estaba solo. al llegar al banco, procedo a cambiar mi dinero, pocos eran amables conmigo. todo era tan verde y extraño. habia un tren que entraba y salia de la capital, donde estaba yo. sin embargo, la carga del tren qedaba atrapada en los arboles y estructuras, porque la carga la sobredimensionaban para que entrara la maxima posible en el tren.

hubo un tren que se descarriló mientras ya iba en bus, ahí dentro, para mis sorpresa, iba mi papá. un amigo me atajó por telefono y me dijo qe era muy ingrato,que no lo pasé a ver o algo. en ese momento me entero que mi papá murió.
[#34]
soñé que tenía que hacer un desembarco en bus, en tono bélico, con una tropa de soldados, a una lejana tierra tipo campo a las faldas de un cerro muy lluvioso pero sin costa a la vista y vegetación totalmente nada de humedad, sino de tipo estepario, por los caminos que vienen de las quebradas bajaban riachuelos de agua lluvia turbia y con piedras.

a la bajada debíamos enfrentar a perros entrenados y unos piratas de tierra que se habian tomado el pueblo para secuestrar su fuerza de trabajo para sus propios propositos (reparar su caravana de camiones, llevarse el oro de sus minas y el agua de sus pozos)

yo, creyendo que era un dia de campo, llevé a mi perrito al paseo, y a medio camino nos dicen que tenemos que combatir y wea. obviamente mi perro iba a estar frito. entonces me arrodillé frente al chofer y le dije "man, cuidame al perro porfa" y me dijo "yo no cuido a nadie".

entonces le pedí que no hechara a mi perro del bus y aceptó.
entonces le dije a mi perro "chancla, quédate acá, porfavor, si sales te mueres. yo volveré, espérame".

la batalla fue brutal, mucha sangre, amigos caidos, nos atrincheramos. les arrojamos los cadaveres putrefactos de sus amigos llenos de enfermedades para que huyeran o se murieran y sólo esa estrategia dio resultado. nada de lo demás, estrategias tradicionales, daba resultados contra su gallardía. era como si ellos estuvieran luchando no por el lucro que significaba su piratería, sino por algo más allá. incluso cuando ibamos a ver los cadaveres algunos agónicos usaban sus últimas fuerzas en intentar enfermarnos o en dispararnos. no se rindieron nunca.

el pueblo una vez liberado nos daba las gracias y nos daba una cena muy buena, y sus mejores prostitutas nos atendían gratis por unas horas. era una gran fiesta, desde ancianos a niños celebraban la liberación. la tecnologia de los piratas fue adoptada por el pueblo: pudieron crear generadores, motobombas y otras cosas necesarias para la subsistencia.

volvimos al bus... habían pasado 20 días de todo esto... yo no quería seguir en la fiesta, pero mis compañeros amenazaron con acusarme de traición si me retiraba. no disfruté la fiesta. aunque la chiquilla que me atendió estaba justo como me gustan....

mi ansiedad por volver al bus era muy fuerte. mi perrito, chanclita, seguía ahí, sentado, estoico, sólo orinó, defecó y tomó agua, no comió ni se movió del bus, fue muy obediente. estallé en lágrimas y le dí las sobras que había guardado para esa ocasión. el chofer me dijo "nunca había visto perro tan obediente y fiel, incluso cuando luchaba por mi vida cuidando el bus de los piratas, él no se movió de ahí". aún tengo la mirada de mi perrito, llena de desesperanza en mi mente, y tambien tengo muy fresca su alegría al verme, y su debilidad por los dias de hambre al irme a recibir.
[#35]
Me subia a la micro solo vestido con boxer. Había maa gente, me miraban un poco, pero.no me importaba y a ellos tampoco. Avancé un poco hacia atrás y me encontré un asiento, me di cuenta que llevaba en la espalda un polerón que.tenía hace años (en la vida real) que usé por harto tiempo. Me lo puse bien, y lo cerré. Momentos después, a mi lado se sienta una mujer que no miré nunca a su cara, movia las manos y brazos intentando sutilmente llamar mi atención. Así que en un movimiento, le tome la mano, entrelazamos nuestros dedos y jugamos un rato moviendo las manos juntos. No lo hice con ningún animo romantico, sino mas que nada para distraerme del viaje.
La micro, me di cuenta en realidad era un tren. Nos bajamos antes de que llegara a la estación, aun de la mano y aun sin mirarnos y caminamos hacia la estación, evadiendo los otros trenes que llegaban y salian. No se si pudimos salir de ahí porque desperte
[#36]
Salía de la nuestra casa (mía y de ella, eramos uno). Nos despedíamos amorosamente y cada uno acordó volver a encontrarse en la casa al terminar la jornada laboral, lo antes posible, porque algo ibamos a hacer, no recuerdo bien qué.

Calculo yo que ambos veníamos en viaje desde distintos puntos de la ciudad cuando de pronto se corta la luz en forma generalizada en toda la ciudad. esto instaló una profunda tristeza en mi corazón. la ciudad se transformó. comenzó a reinar el caos, la gente se volvió loca, el trafico no respetaba nada, habian personas que saqueaban cosas.
yo continué por mi camino a pie (se cortó la luz y el metro se detuvo) hasta que cerca de la casa un asaltante salió a mi encuentro, me amenazó amigablemente diciendo "sha entregaste too ya la tilla y celu ya te dije ya y sin ponerse vio". cuchillo en mano, se veía amenazante, pero algo en mi interior me hizo pensar en que nada de esto valía la pena o algo semejante. simplemente le dije "no tengo ganas de esto, conchatumare", guardé mis cosas, que inicialmente había sacado me dí la vuelta, y dándole la espalda comencé a caminar tranquilamente. el tipo, totalmente indignado y fuera de sí corrió hacia mi y puso el cuchillo en mi cuello, pero yo no me amedrenté por eso y seguí caminando, a pesar que mi propio paso dio a mi cuerpo la inercia para deslizarse sobre la hoja afilada del arma blanca, que yacía inmovil en una particular posición del espacio.

no me inmuté ante eso, y tampoco lo hice frente a sus amenazas. de verdad no tenía ganas de eso en ese momento. sólo quería llegar a casa a tiempo, como le prometí a ella.


al llegar fuera del lugar, aun con el granuja detrás mio intentando infructuosamente amedrentarme, noté que no habían luces prendidas. ella aun no llegaba, estaba seguramente caminando como yo tuve que hacerlo, quizás que cosas estaba pasando y como no habia luz, las lineas estaban saturadas, no podía comunicarme con ella. en un momento la lapa que tenía cerca, el delincuente, me hinchó tanto las pelotas que sin que lo esperara le aforré un botellazo en la cabeza y lo arrastré a un callejón. sabiendo donde ella trabajaba y cuales eran las probables rutas que tomaría, opté por caminar en dirección a su trabajo por la ruta más probable. no tuve éxito en encontrarla. tomé la segunda ruta más probable. fracaso. cuando iba llegando a la casa, no sabía nada de ella aún. antes de llegar, volvió la luz paulatinamente. todas las ventanas de las casa y deptos se encendían... menos la mia. ella no estaba. me preocupé. las lineas aun estaban muertas, no podía saber nada de ella.

tomé el tercer camino probable. y no la encontré. de nuevo estaba en su trabajo. ahora volví a la casa por la cuarta ruta más probable y ahí pensaba "y si le pasó algo? y si la tienen en un callejón entre las rutas probables?" no sabía que hacer. y la tristezas se hacía cada vez más incontenible. entonces llega una llamada de mi mamá, preguntando como me habia ido con el corte de luz, le conté que aun no llegaba a casa pero que estaba por hacerlo y que ahí hablaríamos. la llamé a ella. no contestaba. no contestaba. nuevamente, y no contestaba. qué le habría pasado?. no tenía idea realmente.

llego a la casa y veo que su ropa de trabajo estaba en la lavadora, tenía su cartera en la casa sin documentos. sus llaves no estaban. todo sugería que había llegado , se había cambiado ropa y había salido. la llamé de nuevo y para mi sorpresa su teléfono estaba dentro de la ropa sucia. ella no es así, nunca salía sin su teléfono. ¿qué le habrá pasado? estará bien?. no comprendía porqué todo esto me hacía intensificar la pena, cuando el sentimiento esperable era la desesperación de no saber si ella estaba bien o no, la pena no era una reacción adecuada.

salí de la casa sin saber que hacer ni a donde ir, no tenía el numero de ninguna de sus amigas o amigos... rayos. a quien podría preguntarle si han sabido algo de ella? desde la calle puedo ver como se encendieron las luces de mi casa. por la ventana se podía ver su silueta en la cocina. esto me hizo sentir mal, volví a la casa rapidamente y nuevamente, todo apagado, todo tal cual yo lo dejé, como si ella no estuviera ahí. luego me fui de nuevo y tan solo al cerrar la puerta desde afuera se oía toda la vida que ella le daba a la casa con su presencia, sus pasos, el ruido de sus platos, su voz al teléfono y el aroma de los falafel. pero al abrir la puerta todo eso se esfumaba como si nunca hubiera estado ahí.

de todas las explicaciones posibles, interpreté de eso que ella no quería estar conmigo y se ocultaba de mí. yo la llamaba y sonaba sin cesar y nadie atendía, pero ella seguía charlando sin que se le cortara.

dolía esto, qué hice? la ofendí? me tenía miedo? me tenía odio? algo? muchas preguntas en mi cabeza y ninguna respuesta. sin poder acercarme a ella fisicamente ni digitalmente. es como yo estuviera privado de ella de improviso, tanto en linea como irl.

todo esto me hacía llorar y pasaba por cerca del callejón donde tiré al compadre más temprano, había un charco de sangre y caca, pero no había rastros del tipo. no entendí bien qué sucedió. y decidí irme caminando a ninguna parte, sin rumbo, mirando el cielo, que de pronto, ante un nuevo apagón, se tornó de estrellas, por completo, y como nunca en la ciudad.

un par de cuadras después aparece el malandrín, malherido, con unos amigos, listos para cobrar venganza, con sus manoplas y cadenas. simplemente me entregaba a mis destino absurdo y tremendamente triste sin resistirme. mi indiferencia ante ellos, les hacía tomar con cuidado el acercamiento, como si creyeran que estaba preparando algo sorpresivo. pero no, no había nada realmente. acerco mi espalda a la pared más cercana, mi instinto biologico de querer vivir era más fuerte que mi gran desánimo y me hacía tomar acciones de preservación de manera irresistible y animal, sin importar cuan desencantado de mi destino estuviera. animalito reculiao, no me deja abandonar la miseria ni ponerle fin fácil a esto. no me permtía sucumbir. aun sin motivaciones, daba una buena pelea 3 vs 1, me llevaba conmigo a los 3, pero no superaría el combate, porque me desangraba. miraba al cielo y pensaba en las estrellas, las vi tan poco y las aprecié tan poco mientras tuve ocasion de verlas. al menos mientras moría podía verlas con calma, como nunca hice en mi ajetreada vida. pero ni esa satisfacción tuve, porque volvía la luz.

y aún así, me preguntaba si ella estaba bien... la llamé una ultima vez y le dejaba un mensaje en el buzón de voz.
[#37]
Estábamos al borde de un gran lago con otras personas, diseñando lluvia, diseñando los momentos de la caída de la lluvia al rededor del borde y a metro y medio del suelo. Cuando ya estabamos terminando conversábamos y echábamos la talla riéndonos y golpeándonos en broma mientras nos molestábamos.

Luego comenzaba a atardecer y quedaba sólo diseñando los caminos que cruzaban del primer borde al otro hasta el límite de la montaña, donde ya no tiene sentido diseñar más camino porque ya hay uno que diverge en una dirección contraria a la que yo buscaba. Trazo los puentes, dos paralelos, pero uno de ellos debe volver al otro porque una sola es la entrada al otro lado del río. Pienso, ‘vaya tontera, no son necesarios dos caminos paralelos… bueno, no importa, la gente puede pasear en bici en el otro y les queda más seguro’. Todo el camino diseñado de lado a lado del río son alrededor de 300 metros.

Bajo del cielo y me siento en una copa de agua rural que está al otro lado de la cima de la montaña y veo cómo el sol termina de ponerse por ese lado. Luego subo y en la penumbra comienzo a recorrer el diagrama de lluvia que habíamos diseñado en los puentes y en el lado del río por donde había comenzado y por donde se supone debía volver.

Bajo montaña y comienzo de otra cadena de montañas de la baja cordillera
Copa de agua
Cima montaña
Montaña
Bajo y conexión río
-----------Borde norte río---------
-----------Borde sur río------------
Camino por donde debía volver

Me encontraba con amigos y familiamigos (amigos de mis padres que es como si fueran familia, nos hemos criado junto a sus hijos, etc.). Estaban sosteniendo la lluvia porque había pasado algo que estaba haciendo que el cielo se cayera. Comenzamos a movernos por toda las áreas que cubría el puente y la tierra comenzaba a partirse, el cielo caía de arriba y la tierra caía (subía) de abajo hacia arriba levantando rocas, tierra y destruyendo toda la lluvia que habíamos diagramado entre el cielo y la tierra.

Tormenta, no de lluvia, sino de energía. Todo el espacio vacío entre la lluvia, la tierra y el cielo se transforma en movimiento. Caen piedras rojas y azules, como rubíes y safíros pero no tan brillantes y concentradas como rubíes y safíros reales, sino rojas y azules como las que venden en las ferias artesanales. Intentamos movernos y ponernos a resguardo, pero toda la zona está siendo destruida, como si algo quisiera borrar de la existencia todo ahí.

De repente, caen dos piedras frente a mí, como a 2 metros, y miro al cielo de donde cayeron –negro y verde, una vorágine ampliada 10000 veces que vista desde mi posición era la imagen indiferenciada de verde-negro que se forma en el agua de los marmolados– y cae una serpiente como de seis metros, azul grisácea y blanco grisáceo piedra. Con el caos la pierdo de vista inmediatamente entre los fragmentos de lluvia diseñada, las ramas, el agua, la piedra y la tierra que es arrastrada por todo el espacio. Veo que un tío con su hija menor y su esposa pasan volando rápido a mi lado en dirección a la cima de la montaña y miro al otro lado cómo su otro hijo y el hermano del tío –que es de nuestra edad también– me hacen un gesto de subir.

Subimos los tres entre el desastre que no paraba. Nuestra ropa, de color claro, era una mezcla de blanco, caqui y barro. Estábamos todos sucios y mojados. En un momento la ráfaga era demasiado rápida para subir derecho, así que nos deteníamos en una semicima desde la que se podía ver claramente el cielo (o sea, la negrura verduzca de lo que antes era cielo y que debería haber sido –por la hora– un azul casi negro). Dos bolas de luz como de 20 centímetros de diámetro aparecen desde el exterior negroverduzco y nos golpean al mismo tiempo al hijo del tío y a mí –medio segundo antes a él, alcanzo a ver cómo su cuerpo toma el mismo color del proyectil de luz y es borrado de la existencia, mientras veo desde mi interior cómo la luz se apodera de mí mismo hasta enceguecer mi visión y desaparecer de “esa existencia”.

Y desperté con estrías oculares de quemadura de luz. Qué cansancio.
[#38]
tuve un sueño maravillosos en el que yo morias
t. apu que lleva 3 años en último año y aún no se titula
[#39]
Una noche soñé que había hecho un pacto y que el diablo estaba a mi servicio. Manejé todo de acuerdo a mis deseos y mis deseos siempre fueron cumplidos por mi nuevo sirviente. Me imaginé dándole mi violín para ver si había venido a tocar alguna hermosa aria, pero cuál fue mi asombro cuando escuché una sonata tan singular y hermosa, interpretada con tal superioridad e inteligencia que no podía concebir nada comparándola. Sentí tanta sorpresa, deleite y deleite, que me dejó sin aliento. Me despertó esta violenta sensación y al instante tomé mi violín, esperando encontrar algo de la música que acababa de escuchar, pero fue en vano. La pieza que compuse es, en verdad, la mejor que he escrito en mi vida, pero está tan por debajo de la que me había emocionado tanto que habría partido mi violín en dos y abandonado la música para siempre si hubiera sido posible para mí. privarme de las alegrías que me trajo
[#40]
soñé que andaba en bici, pero andaba por lugares que ya no existen, lugares que sólo persisten en fotos o en mis recuerdos. no hay más de ellos, pues ahora están convertidos en casas y condominios.

en el sueño yo era conciente de que esos lugares no eran reales. me ocasionaba una emoción muy intensa verme rodeado de esos lugares una vez más, me trajo recuerdos intensos, sensaciones intensas. recordé no sólo a los lugares sino a las personas que estaban a mi lado en todos esos momentos en que llegué a conocer esos lugares.

algunas de esas personas ya no están a mi lado, el trabajo, la muerte o los desamores las han separado de mí.

desperté llorando y al estar conciente, me invadió una alegría muy grande de revivir esas buenas sensaciones, pero a la vez una tristeza muy profunda, al recordar personas y lugares que no volverán.
[#41]
Estaba en una galería, parecido a esas que persisten en providencia, evidenciando lo que alguna vez fue un paseo destacado y ahora devenidos a locales/bodegas en caracoles oscuros y con poca gente. Yo era consciente de que mi abuela había muerto hace tiempo (como es en la vida real, despierto), pero recibía la noticia (por whatsapp o telepatía, no sé) de que había muerto recién. Sentía un poco de pena, pero sobretodo, un poco de tranquilidad por mi papá que estaba a cargo de ella. Me encontré con el en la galería, me dijo "supiste?" "sí, supe". Le dije que fuéramos a buscarla, pero que me esperara porque quería pasar a comprar algo para tomar primero. Los locales, estaban casi todos cerrados y en los pocos que estaban abiertos vendían cosas de computación o estaban habilitados como bodegas. Finalmente encontré uno en que encontraría algo de alcohol. Yo quería vodka, pero solo tenían vino. Me conformé y compré una botella. "Ya papá, vamos".

En la escena siguiente, voy manejando un auto. Llevamos atrás a mi abuela recostada, veníamos de vuelta de un médico que había hecho preparaciones fúnebres que se les hacen a los cuerpos antes de enterrarlos (eso era lo que yo entendía, en mi sueño). Las preparaciones consistían en la remoción de algunos órganos, además de la costura de la boca y otros procedimientos más sobre los que no me quise interiorizar. Cada cierto rato, miraba de reojo hacia atrás y ahí iba, quieta y en silencio, como se espera de todo muerto. Mi papá, sentado a mi lado, no decía mucho, estaba en shock pero tranquilo. Quizá qué procesión llevaba por dentro. El viaje estaba tranquilo, poco tráfico, hartos semáforos en verde y harto silencio. En un momento, el ruido del motor (que era muy poco) fue interrumpido por unos quejidos muy bajos. Miré hacia atrás y era justo lo que pensé pero no quería que fuera: la abuela estaba viva. Lamenté mucho las cosas que tuvo que pasar y esperé que no sintiera mucho dolor. Miré a mi papá, preguntándole con la mirada que qué íbamos a hacer. No supe su respuesta. Desperté.
[#42]
Estaba en un café con una chica que me gusta. Fuera estaba la cagá; manifestaciones, gritos, humedad del huanaco, paños y carteles. Caminábamos en dirección contraria a la marcha y luego estábamos en una de esas partes secretas al interior de la ciudad. Un pasaje que está ubicado más alto que el alto de algunos edificios, pero rodeado de otros edificios un poco más altos. Estábamos sentados en la berma y ella se levanta y salta un cerco que daba a una de esas casuchas que están construidas para contener una pequeña oficina, un baño, una cocina y amplios estantes de compañías de teléfono, al lado de una antena gigante instalada en el patio.

'Quiero ver la ciudad'-- dijo, encaramándose por la armadura que se levantaba alrededor de la antena. Eran cerca de las 5 de la tarde, un gris blanco poblado de los grises oscuros de las nubes del sur --viento mojado. Sólo se movían las puntitas de su pelo --corto-- y unas cuerditas que no sabía si eran de la chaqueta o algo bajo ella.

Me paré y por una pandereta salté dentro del sitio donde estaba la antena --temiendo que el cerco metálico no sostuviera mi peso. Comencé a subir el armazón donde ella y cuando llegué, la persona que estaba era una expolola, no la chica con la que estaba.

'Quiero estar contigo' --dijo acercándose. Yo no quería estar con ella, pero no podía resistirme. Me levanté de una cama en lo que asumo era su departamento, le ayudé a ordenar un poco, y me fui, asqueado conmigo mismo.
[#43]
Debia llegar a una reunión de compañeros de trabajo de una ex, donde estaba esa ex además. Aunque no teníamos relación alguna, había algo que no podía explicar que me hacía sentir un irresistible sentido del deber para con ella, y presentarme en esa reunión social. Yo iba en una micro, no tengo recuerdos tan claro, pero recuerdo el olor a cuerpos sin duchar de 3 o 4 días, recuerdo las gallinas en sus jaulas bajo los asientos y el sonido de las latas golpeandose en cada lomo de toro o evento enfrentado por la micro. Estos detalles acrecentaban mi incomodidad y malestar, porque sí, este deber irresistible del que me sentía victima no me hacía para nada feliz, pero algo debía hacer ahí. Pero al intentar recordar qué era, no podía conocerlo ni indagarlo. Esto acrecentaba la incomodidad del viaje.

Y no, ni siquiera trabajamos juntos alguna vez, esa gente era totalmente extraña para mí, ni siquiera sabía sus caras ni sus voces, pero de alguna forma que no comprendo, todos ellos me conocían a mí íntimamente, yo sentía con mis tripas que me conocían hasta lo más profundo de mis pensamientos y mis pulsiones. me sentía desnudo ante ellos, aunque ni siquiera estaba fisicamente con ellos aún. a ratos me surgía el deseo de salir de ahí, pero también sentía una curiosidad increible por saber el puto motivo que existía para que sintiera el irrefrenable y hasta autodestructivo deseo de ir allí, con ellos, con ella. Aunque todo el sueño transcurría dentro del bus, y yo ocupando calmadamente mi asiento, mi mente transitaba de un lado a otro con alta intensidad. Miraba por la ventana, y miraba y olía a la gente dentro del bus, miraba sus equipajes y miraba el paisaje, oía el ruido del motor típico de las mecedes 807E con carrocería inrrecar. afuera, podía ver los sauces peinados por un viento intenso y violento, al mismo tiempo se veían paisajes que para mí eran comunes de tiempos pasados, valles, predios carreteras, cerros, relaves y cuestas, realmente era un viaje muy largo, dentro del sueño transcurrían muchas horas pero lo contenido en el relato es todo el nivel de detalle que logré retener al despertar.
[#44]
me conectaba al laburo y habian cambiado el SO de la empresa, ahora todos usaban redhat, excepto yo que olvidaba dejar el pc encendido para que migrara solito. ahora mi unica forma de conectarme con mi trabajo era una manera altamente rudimentaria, donde telegram podía usarse como teamviewer. estaba con el culo a 2 manos.
[#45]
>>43
te faltó decir que el portero del lugar de la reunion era el calule xxdd


--------------

En este sueño, transcurrió un dia completo, no recuerdo muchos detalles puntuales, pero a modo grueso, daba vueltas infinitas por una ciudad en bus y a pie desde el amanecer hasta que me acostaba.

cuando desperté, no sabía si era lunes o martes en la mañana
[#46]
soñé que me estaba duchando.

el lugar era una copia exacta de mi baño de la vida real, todo impecable como siempre, baldosas blancas y relucientes.

me meto a la ducha y el agua es muy agradable. de pronto, miro el suelo de la ducha y el agua está toda sucia, como ploma... es el agua que se desprende de mi cuerpo y especialmente de mis pies. no era conciente de lo sucio que estaba entonces me toma por sorpresa. pero además noto que el agua no se está llendo de la ducha, sino que se está acumulando. entonces me pego la ascurrida que con mis propios pies estoy tapando el desagüe. me muevo y entonces el agua empieza a evacuarse mientras me sigue cayendo agua limpia para salir sucia otra vez, hasta que en cierto momento va saliendo más limpia hasta que ya sale impacable.
[#47]
Soñé varias escenas cortadas.
1- estaba en una fiesta, habíamos hartas personas, lo pasábamos bien. Algunos invitados venían de Argentina.
2- terminaba la fiesta, los argentinos se iban y nos damos cuenta que, por error, se llevaron algo que nos pertenecía. No fue un robo (eran amigos) sino las típicas confusiones que a veces ocurren. El problema es que ellos habían vuelto a Argentina.
3- voy de viaje a buscar las cosas, llego a la casa de los amigos. Nos reímos harto por la situación, me quedo a tomar once (allá no le dicen así, pero yo sí). De pronto, miro la hora, 20 para las 9. En veinte minutos va a comenzar el toque de queda en Chile, así que me apresuro por volver... hasta que el dueño de casa me dice que allá hay otra hora y claro, yo no cambié la hora de mi reloj. Me despreocupo total, son las seis (no hay tanta diferencia en realidad, pero en mi sueño así era). De pronto suena el teléfono, responde A (el dueño de casa) y dice que es para mí, era T, un amigo que me llamaba desde Chile para decirme que como tan irresponsable, salir de Chile, que no era necesario, covid etc. Logré tranquilizarlo y antes de cortarle le bromeo con que había ido a buscar nuevas cepas, que soy un explorador.
4- me salté el regreso a Chile, aun en el sueño y ya estoy en mi casa, en mi cama.

Despierto y todo está tal como lo vi en el último momento de mi sueño.
[#48]
entro a la pieza de mi hermano a consultarle algo, de pronto, mis pies empiezan a generar agua desde su piel, como si fuera un sudor que sale por llave. onda daba un paso y dejaba mojado como si recién estuviera saliendo de la ducha. él se molesta porque tiene piso flotante y esa humedad lo daña. procedo a secarme los pies con una tolla pero ésta queda empapada como si la hubiese puesto en un lavamanos con la llave abierta. enojado, me hecha de su pieza para que vaya a mojar el suelo a otra parte. decido andar a pie pelado en lugar de usar chalas, para no resbalar con el interior de las chanclas.
[#49]
en el sueño, una amiga y su hermano discutían de la salud de su sobrino, peleaban verbalmente e hirientemente, en la sección de oncología, de un hospital parecido al sanatorio de santos ossa, ese donde los enfermos terminales se van a morir, igual de mugroso y lúgubre como lo recuerdo
unas viejas con cáncer que estaban en una habitación les hechaban la foca, le decian "vayanse a pelear a otraparte, dejennos morir en paz".
afuera, aunque era de día, nevaba copiosamente y las nubes bloqueando el sol hacían parecer que estuvieramos en eterno anochecer
[#50]
2 sueños, en ambos interactuaba con un ser que era una mezcla de mi primera ex y la tercera ex:

en el primero ella estaba muy molesta, porque le había ensuciado, de alguna forma, el orto. entonces me pedía que se lo limpiara con toalla húmeda. pero la situación me hacía estar tan caliente que esto me empañaba los lentes y me impedía ver bien lo que estaba haciendo. ella estaba de guatita sobre una cama y yo de rodillas por ahí intentando limpiarle el orto. lamentablemente, como no veía nada y no podía guardar buen equilibrio, le hacía daño de forma no intencional y se ponía furiosa furiosa, y su manera de demostrarlo era decir con ceño fruncido "ya, mira, me dolió" y mirarme con resentimiento sin volver a dirigirme la palabra y luego, la mirada.

sentía en mi interior una profunda sensacion de soledad muy intensa. no hacía falta que ella estuviera fisicamente lejos para extrañarla de forma ansiosa e intensa (como un perrito extraña a su dueño que estuvo todo el dia fuera de la casa laburando). con sus solas palabras y actitud ya había puesto un océano de distancia entre nosotros que me generó de forma automática un síndrome de separación sumamente intenso, como es usual en mí. comprendía que esa distancia era genuina y que su molestia no sólo era seria, sino que era firme. aun comiendome por dentro las ganas de abrazarla y pedirle disculpas por el daño involuntario, apreciar la firmeza de su decición me desinsentivó de cualquier manotazo de ahogado que pudiera dar en ese momento. me limité a estirarme de espalda al lado suyo y me contentaba con poder sentir aún su aroma, sentir el calor que emanaba de su piel, y sentir las distorciones gravitatorias en la superficie del colchón que delataban que ahí yacía su cuerpo.



en el segundo sueño, interactuaba con este mismo ser que es mezcla de ambas. ambos estábamos haciendo el delicioso con mucha intensidad. estabamos en la previa. en cierto momento de mucha calentura ella me comienza a ordeñar y lo hace tan bien que finalmente me logra hacer eyacular. ambos desnudos, sobre una cama ordenada y limpia, ella contempla con descepción y algo de molestia "haber aguantado tan poco, parece que estás con ansiedad", pero remata con una carita de caliente diciendo "esperaba que toda tu leche me las disparas dentro, para hacerme una estatua de la libertad" claramente haciendo alución a una cría. el momento era perfecto, ambos super calientes, deseosos, recién empezando nuestra sesión de amor, tranquilos y sin nadie que nos molestara.... pero algo no estaba bien en eso. algo definitivamente no estaba bien ahí. es cierto, por dentro me carcomía una terrible ansiedad de tener de su piel, de tenerla cerca, de chuparla y de lamerla, de sentir su piel pegada a mi cara y no dejar que se alejara... pero el momento me exigía ser semental justo ahí, no ser ternerito regalón. luego, tuve un flashback... una escena que le daba sentido a todo en mi cabeza...

Entonces le dije, acariciando su cara con una de mis manos y mirándola a los ojos: "no te creo, recuerdo perfectamente mañana en la tardenoche terminaremos, tú misma me despediste de la relación de forma programada para ese momento, por tanto no creo a tí, ni creo en lo que dijiste recién, ni creo que sean genuinas tus palabras de recién, ni creo que sea genuino lo que hacemos" y sí, en ese momento caí en cuenta que yo mismo participaba de esta relación sexual de forma consensuada aun sabiendo lo de la fecha de caducidad... ¿por qué estaba haciendolo? una rápida lectura de mi mismo reveló que simplemente me entregué a su deseo porque, aun con pena, entendía que "debía aprovechar" estas oportunidades, porque se me venía un periodo largo de "vacas flacas". Esto me hizo sentir estúpido. Nada de estos pensamientos los comuniqué luego de decirle lo que le dije de que "no creo que sea genuino lo que hacemos".

Ella me respondió "te equivocas rotundamente en tu percepción, abeja. ¿qué tiene esto de no genuino? estamos calientes, nos conocemos, compartimos piso aún, nos tenemos al lado, ¿te gusto? sí poh, ¿me gustai? obvio poh" - en ese punto rodea mi cara con sus manos mientras me atrae la cabeza hacia sus pechos para que repose en ellos - "entonces dime tú que es lo falso de esto... ¿Acaso te refieres a lo que dije que quiero que me hagas una estatua de leche dentro? nada más cercano a la verdad, abeja. siempre lo desee, desde hace mucho tiempo. y siempre te lo dije y jamás tú quisiste."

entonces dije "Por qué evocarlo ahora? tú y yo sabemos que si nuestra fecha de caducidad es mañana , es super poco conveniente traer a alguien al mundo, menos en pandemia"

y ella responde "lo que no quiere decir que no sea un deseo profundo dentro de mí. dime, ¿sabes por qué te despaché? lo recuerdas?"

en ese momento, ella prosigue "claro, jamás será conveniente, nunca estarás listo ni te sentirás lo suficientemente potente y seguro para traer alguien, y cuando te sientas seguro y potente para eso, yo ya voy a estar seca por dentro e infertil... y pues claro, jamás te sentías listo para nada, siempre empujándote a salir de tu zona de confort, siempre esperando tus tiempos eternos... esperando ganar más para despachar a lo roomies y tener más intimidad.... te creí, y esperé, y ni aún así se revitalizó la intimidad. ¿sabes qué sí lo hizo? el poner en tu cabeza la dimensión de que yo ya no estaría... pero sabes? esto se deterioró de forma tan gradual que ninguno se dio cuenta ni aceptaba lo que estaba pasando... ya, ven acá." y procedió a recibirme entre sus pechos para hacerme cariño de muy mala gana, porque en ese momento ella quería sexo... ¿y cómo diantres lo hacía para seguir caliente luego de toda esa conversación? lo cierto es que yo ya no estaba para nada caliente luego de eso, lo que significabe una frustración enorme para ella. me quedaba dormido sollosando entre sus pechos mientras ella se ponía a revisar el celular.

al despertar estaba solo, todo lo que quedaba de ella en la casa eran sus pelos largos en las sábanas, se había llevado sus cosas.

ahí había algo que no estaba bien. le faltaban los espejos a la casa. salí al patio y me miré en las ventanas y no reconocía a la persona que se veía en el reflejo del cristal. estaba arrugado, canoso y guatón. esto me aterró. y no encontré nada mejor que entrar a la casa ponerme a reparar la grifería defectuosa para huir de mi propia imagen en el cristal.
Hilo nº 13





Quieres respaldar este hilo? Descárgalo

?>